En esencia

En esencia

La que escribe

Mi foto
"Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan.)". El Principito.

Si quieres contarme algo...

Para recibir las novedades en tu e-mail:

Lo más reciente:

El Mundo en este justo momento...

Seguidores

Han visto a esta niña crecer...

Da de comer al blog tú también

Con la tecnología de Blogger.
Se ha producido un error en este gadget.

Translate it!

Licencia de Creative Commons
Este obra está sujeta a una licencia de Creative Commons.
martes, 8 de mayo de 2012

"El amor es suficiente para nuestro crecimiento..." Sanemos el mundo (gracias, Michael)


                                                         Michael Jackson - Live Heal The World (Subtitulado)


Érase una vez un niño que vivió gran parte de su infancia trabajando a golpe de puño y humillaciones por parte de su padre.  Un niño talentoso que, años más tarde, se convirtió en el Rey del Pop, en el Rey de muchos espíritus y corazones.  Un niño que se transformó en un adulto que "nunca jamás" perdió el contacto con ese niño que fue, y que se esforzó en sanarlo a través de su creatividad, a través de su expresión compositora, vocal,corporal, gestual; y sobre todo, a través de esa considerable conexión con su niño herido, conexión que le transformaría en ese adulto que tanto amor proclamaba a los cuatro vientos sentir por los pequeños.  Un hombre volcado y concienciado con el sufrimiento infantil  (siempre recordando al chiquillo que una vez fue y que tanto sufrió, intentando curarlo y cuidarlo de esta manera: haciendo algo por el "mundo"...).  Claro que sí, nuestro protagonista hoy es nada más y nada menos que Michael Jackson.  Único, admirado Michael...  




(Aclararé que no quiero entrar aquí en pseudopsicodiagnósticos.  No es mi intención analizar este personaje ni ponerle aquí como objeto de estudio... esta entrada la publico con intención tan sólo de recordar, honrar, agradecer el mar de emociones que su música y el recuerdo de su persona despiertan en mí, de manera totalmente subjetiva.  El dilema está, además, en catalogar como enfermedad lo que viene a significar un cultivo y alargamiento de la "pureza" de la niñez que en otras culturas no se considera un trastorno, sino algo positivo para alcanzar la realización personal...  imagino que, como siempre, en función del "grado" e intensidad, de en qué manera interfiere en la vida personal y cotidiana de la persona.  No obstante, para quien le pueda interesar, aquí y aquí puede encontrar información al respecto.)




La niña que fui hace mucho tiempo creció con Michael (entre otras muchas músicas) como banda sonora de fondo mientras, poquito a poco, se iba haciendo mayor.  

Sus dos primitas mayores, que eran adolescentes cuando la niña que fui no levantaba un palmo del suelo, eran seguidoras de Michael. Y la niña lo escuchaba y lo tarareaba, mientras jugaba o escribía, en la casa de la playa donde veraneaba con sus primitas durante todos los veranos. De esta manera, hay un "algo" de sus canciones que también vive en mí, que ruge muy fuerte hasta emocionarme, vinculándolo a mi más tierna infancia. 
Su música pronto se enredó en mis juegos, consiguiendo hacerme vibrar una y otra vez con la riqueza de sus composiciones, el aprendizaje del idioma a través de sus letras, con el gozo de hacer mías esas melodías vigorizantes y atrapadoras.


 
Unos añitos más tarde, ya casi de adolescente y en uno de los campamentos de verano en los que participé, preparamos esta canción cuyo vídeo adjunto a la entrada, como proyecto de despedida de esa experiencia estival, cantándola todos los niños junto a los monitores en la función de "fin de campamento"...  A mí, personalmente, me pareció un momento poderoso, grande y mágico.  En la actuación, todos los niños -y los no tan niños- lo interpretamos poniendo toda nuestra alma, generándose una conexión indescriptible en el ambiente, sobre el escenario.  Cantar este tema fue una experiencia maravillosa que no nos dejó indiferentes.  Y, a día de hoy, este "Heal the world" sigue siendo uno de mis temas preferidos para cantar.



Michael Jackson se convirtió en un verdadero ídolo de masas, batiendo récords de todos los tiempos.  Millones de personas en todo el mundo declararon su amor hacia él, y muchos otros lo rechazaron abiertamente.  Se le intentó condenar al ostracismo desde diferentes medios.  Fue sencillo hacerlo, pues ya de por sí se trataba de un personaje excéntrico y es habitual en el ser humano rechazar aquello "diferente" que pueda suponer una amenaza.  Corrieron todo tipo de rumores sobre su supuesto "blanqueamiento" de piel cuando la realidad que él afirmaba era que padecía de vitiligo, una enfermedad degenerativa de la piel que destruye, progresivamente y por zonas, la melanina que se encarga de proporcionar la coloración de la piel.  A los medios de comunicación (y otros), sin embargo, debió parecerle más interesante alimentar el morbo de una supuesta "aversión a su propia raza".


No obstante, el episodio más triste para Michael y también el que yo siento más injusto, fue la interpretación que se dio desde fuera a su relación con los niños, siendo acusado públicamente de "abusador infantil"; acusaciones de las que siempre fue absuelto o cuyos juicios nunca llegaron a celebrarse previo "acuerdo" con los padres.  Por todos es conocida la tremenda noticia, poco después de su muerte, de que uno de los niños que supuestamente había sido abusado por Michael admitió haber mentido con fines económicos, presionado por su propio padre.  Y es que ésta fue una de las escalofriantes maniobras para intentar desacreditar a un ser cuya principal obsesión era dar voz a los que apenas la tienen, defender la infancia y convertir a los niños en una prioridad.  Algo que le convertía, aún más, en un ser "raro" y "peligroso".  No estaba de moda esa preocupación, no era "normal" que se sintiese tan cerca de los críos, como otro niño más, que los tocase, abrazase, besase, o que se jactase con toda la naturalidad del mundo de disfrutar de todo ello.  Tabúes que en esta sociedad actual de doble moral, lo convertían en un monstruo a los ojos de muchos.  "¿Tanto le gustan los niños?  ¿Tanto interés en jugar, en pasar tiempo con ellos? Huy huy huy...  Entre lo del blanqueamiento de piel y en general lo rarito que es... sospechoso".  


Es asombroso, y da mucha pena, cómo y cuánto se distorsionó su imagen...  cómo se dio la vuelta a un mensaje tan bello y positivo.  Y es que Michael decía amar realmente a los niños, y realmente se preocupaba por aportar su pequeño granito de arena para "cambiar, curar el mundo": grandes aportaciones de dinero a diferentes asociaciones, eventos humanitarios, visitas continuas a hospitales, creación de un fantástico parque de atracciones, Neverland (homenajeando a ese Peter Pan con el que tanto se identificaba) donde continuamente dio acogida a diferentes niños con todo tipo de problemas y enfermedades terminales de manera gratuita...  Nominado en tres ocasiones al PREMIO NOBEL DE LA PAZ por sus diferentes y reiterados gestos humanitarios.  Pero no fue sólo esta generosidad ni su obra en general lo que le hizo tan grande: fue su extraordinario trabajo, talento, y fue la responsabilidad con la que lo utilizó...  Y es que en sus letras podemos encontrar su sincero, transparente, noble mensaje al mundo.  Y a través de sus letras y los brillantes arreglos musicales que las acompañan, su mensaje nunca morirá.


Los que nos sentimos "niños grandes", en contacto con "ese niño herido que fuimos", "amantes de los niños", aquellos que en ocasiones nos hemos sentimos burlados con comentarios o etiquetas del tipo "abogado/a o defensor/a de los niños" ...  todos nos hemos emocionado (y aún lo hacemos) con el trabajo de Michael, nos hemos sentido identificados con esa hipersensibilidad y -¿porqué no?- con esa "inmadurez" característica de este genio, cada uno en mayor o menor medida.  Nos sigue llegando el mensaje de Michael Jackson, ese mensaje humano y tierno; el de esta canción "Heal the world" que adjunto a la entrada y tantos otros que supo transmitirnos desde el estudio y desde el escenario, abriendo y abrazando nuestros corazones, dejándonos sin defensas ante a su habitual timidez con los medios, frente a su energía divina en sus interpretaciones.  Su legado es increíble e inmenso, y muchos de nosotros lo recordaremos siempre y no permitiremos que caiga en el olvido:     "sanar el mundo a través de nuestros niños...".  



8 comentarios:

  1. Uf! intenso! la verdad que todo lo que giró en torno a él sigue siendo un misterio. Tocó la cima y allí es muy difícil sobrevivir. Demasiados enemigos y demasiadas cosas que pueden distorsionarlo todo. Yo no puedo opinar sobre su vida, sobre lo que fue acusado, porque en su mundo todo es diferente, difícil saber quién fue comprado, quién fue pagado, no creo que se sepa jamás la verdad. No creo que se nos diga nunca la verdad. Cuando alguien tiene tanto poder la justicia no se considera justicia... o si??? no creo que lo sepamos nunca. Lo que sí es verdad es que fue un genio de la música y ayudó mucho. Fue un niño que tuvo que sobrevivir, un niño interrumpido con una dura vida. Admirable, un genio. Desde mi humilde opinión, sin pruebas y bajo una subjetividad total, me cuesta pensar que fuera una mala persona. Me acerco más a tu postura, creo que fue un niño perdido, que necesitaba el contacto infantil que nunca tuvo para paliar sus carencias afectivas, de juego, de infancia, pero puras, limpias, sanas. Creo que no se le dejó nunca ser feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente, sabia amiga, que escribo desde la más profunda y subjetiva emoción... Subrayo, por ello, todas tus palabras. Difícil conocer la "verdad" sobre su vida, y también sobre su muerte (pero esto es otro tema muy diferente), dado todos los factores que hicieron de él uno de los personajes más mediáticos de todos los tiempos. Así que yo, desde esa ingenua intuición que expones, desde esa "confianza" que inspira aquel que ha logrado removerte y atraparte mediante lo que lleva dentro, mediante sus creaciones.... y también desde la "presunción de inocencia" me dedico a exponer su verdad, la que él nos contó y proclamó a los cuatro vientos...

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Y muchísimas gracias BoliBiCristal! Sabes que no es por devolver el cumplido, pero... ¡a mí me encanta el tuyo, me motiva más, me interesa más que el plan de estudio, estoy más en él que dándole a las asignaturas de la carrera! (a dos semanas de los exámenes... ups). Un abrazo

      Eliminar
  3. un gran artista

    de su vida...debería responder él...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Un gran artista, sí, Noel!

      De su vida... por desgracia, ya no puede responder él... Sólo a través de los que nos hacemos eco de las que fueron sus palabras, del que fue su testimonio.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Michael Jackson es uno de tantos seres a los que la élite ha utilizado desde niño, exprimiéndolo hasta sacarle la última gota de su esencia. Cuando estos seres empiezan a revelarse y a proclamar la verdad, también empieza su declive y al final su muerte, casi siempre en extrañas circunstancias.
    Muy buena entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Torcuato: al tener la intención de escribir brevemente sobre él, me he dejado un millón de cosas que decir en el tintero, sobre su vida y también sobre su muerte... pero veo, por el comentario que me haces, que tú y yo pensamos de forma similar al respecto...

      Gracias, un beso.

      Eliminar

¿Tiene el niño que llevas dentro algo que comentar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...