En esencia

En esencia

La que escribe

Mi foto
"Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan.)". El Principito.

Si quieres contarme algo...

Para recibir las novedades en tu e-mail:

Lo más reciente:

El Mundo en este justo momento...

Seguidores

Han visto a esta niña crecer...

Da de comer al blog tú también

Con la tecnología de Blogger.
Se ha producido un error en este gadget.

Translate it!

Licencia de Creative Commons
Este obra está sujeta a una licencia de Creative Commons.
martes, 21 de mayo de 2013

El recuerdo más feliz de nuestra infancia




Hoy he vuelto a sentirme, a escucharme... a sentir y a escuchar a mi bebé.  Como hago habitualmente mediante mis palabras, mediante mis cantos y lecturas, mediante mis caricias a esta cada vez más enorme barriga.  He vuelto a conectar, conmigo y con ella, con mi hija.

He conectado con los ojos cerrados y manos en el vientre, al mismo tiempo que sentía y escuchaba la melodía y letras de Rosa Zaragoza como parte del maravilloso taller semanal de gimnasia al que tengo el placer de acudir desde hace un par de semanas, ritual al que ahora me arrepiento de no haber acudido desde el mismo comienzo de mi embarazo.

Me he vuelto a emocionar (siempre lo hago) con las palabras de ese tema musical tan especial a través del cual se manifiesta mi hija, a través del que se manifiestan todos los hijos que aún no han nacido al mundo.  Como siempre, he limpiado mis lágrimas con una sonrisa en mi rostro, sin prisa.  Como siempre, he saboreado su sal y me he permitido disfrutar de este delicioso pellizco en mis entrañas.

La persona que nos acompaña y que nos reconforta -a mis compañeras y a mí- en estos momentos de introspección e intimidad, nos ha invitado a buscar el recuerdo más feliz de nuestra infancia, con la finalidad de compartirlo con nuestro bebé, de transmitirle de alguna manera ese sentimiento de plenitud que recuperamos.

Así que, una vez más, he viajado hacia la niña que vive dentro de mí...  He llegado a ella en pocos segundos, y en seguida he reconocido algunos de esos momentos más felices, casi todos en mi primerísima infancia, muchos de ellos latentes en mi memoria, otros de ellos reducidos a mágicas sensaciones.

Se los he regalado a mi hija.  La he arropado con ese amor, ternura y agradecimiento que he sentido hacia las personas que en todos esos recuerdos aparecen, y me he prometido intentar que los recuerdos de sus primeros años (y -por qué no- también de los posteriores) sean tan coloridos como los míos.  O que se sienta, como mínimo, tan querida como yo me sentí en ellos.




4 comentarios:

  1. ¡Qué hermoso relato! Me embargó la emoción a mi también, y la niña que vide dentro de mí.

    Gracias por compartirlo!

    Un beso!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fer. Me alegro muchísimo de leerte de nuevo, te echaba de menos por aquí.

      Un beso enorme.

      Eliminar
  2. Hola, me tope con tu blog y es muy bonito.
    espero que puedas visitarme tu tambien, ffrreedom.blogspot.com
    desde ya te sigo :)

    ResponderEliminar

¿Tiene el niño que llevas dentro algo que comentar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...