En esencia

En esencia

La que escribe

Mi foto
"Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan.)". El Principito.

Si quieres contarme algo...

Para recibir las novedades en tu e-mail:

Lo más reciente:

El Mundo en este justo momento...

Seguidores

Han visto a esta niña crecer...

Da de comer al blog tú también

Con la tecnología de Blogger.
Se ha producido un error en este gadget.

Translate it!

Licencia de Creative Commons
Este obra está sujeta a una licencia de Creative Commons.
viernes, 16 de marzo de 2012

Parar, verse, sentirse




Vivimos en una espiral huracanada que nos empuja a la actividad y al movimiento exacerbado y continuo: a hacer, a consumir, a no "perder el tiempo".  No es fácil realizar el ejercicio de parar un poco, respirar hondo, despojarse de juicios y reconocerse: qué me está pasando, dónde estoy, en qué punto me encuentro en este momento, cómo me hace sentir eso.

Es, tristemente, mucho más común escuchar "¿qué haces?" en lugar de "¿cómo estás?".  Nosotros mismos nos confundimos con nuestro disfraz.  Nos vemos y vemos a los demás a través de "lo que hacemos", "lo que decimos", "lo que pensamos".  Nos creemos que somos "médicos" porque hemos estudiado Medicina.  Y, una cosa viene de la mano de la otra, nos creemos -y creemos a los otros- listos, competentes, "buenas o malas" personas, triunfadores, perdedores.  También es común sumergirse en el mundo de los otros, verlos y escucharlos (o creer que lo hacemos) pero mucho más difícil verse y escucharse a uno mismo.  Cuando nos atrevemos a hacerlo, nos encontramos en un camino interminable, descubriendo que ese disfraz es más grande y pesado de lo que hasta ahora creíamos.  Un disfraz pegado a nuestro cuerpo desde hace tantos años...  Cuesta mucho quitarse la peluca, la corbata, la nariz de payaso, porque uno se da cuenta de que siempre existen accesorios que desconocíamos, y que van apareciendo de la nada al despojarnos de los anteriores.  Quitamos los accesorios de "lo que hago, lo que digo, lo que pienso". Es infinitamente complicado llegar a desnudarse completamente.  Un trabajo de toda una vida, quizás.  Es evidente que nuestra desnudez lo que nos muestra es nuestro corazón, sin más, sin complementos.

Escribir es una de las maneras de buscarse, aunque uno no sepa realmente que en el fondo se está buscando.  El arte, en cualquiera de sus modalidades, es un acto mágico y sagrado que nos acerca al corazón de la cebolla, a nuestra propia desnudez; un ejercicio que nos permite reconocernos, sentirnos, percibir e intuir eso tan abstracto que se halla en lo más profundo de nosotros; nuestra esencia.

A lo largo de los últimos años (y, para mí, es el gran descubrimiento de mi vida hasta la fecha) ha cobrado vital importancia sentirme.  Aunque a veces me cuesta horrores parar y hacerlo.  Reconocerme como un misterioso pozo de agua limpia, turbia en otras ocasiones, realizar cotidianamente la tarea de asomarme y remover el agua estancada.  Poner conciencia al observarme reflejada en otros estanques, similares o totalmente diferentes.  Comprender que en todo pozo hay agua, y que cuanto más se indaga en ellos, más sorprendentes son los hallazgos.

Creo que este es un camino que nunca acaba.  Al fin y al cabo, vamos alimentándonos de experiencias y vivencias a lo largo de la vida.  El mundo es el que percibimos antaño, el que percibimos en la actualidad, y también el que percibiremos en un futuro.  El agua se irá transformando... pero cuanto más la miremos, cuanto más pendientes estemos de cuidarla, más limpia y cristalina se hará a nuestros ojos.  Para mí, es muy importante conocer qué ocurre en mi pozo... pues es el alimento que ofreceré a los míos, el que regalaré al mundo.  Es mi pequeño granito de arena en el camino hacia la supervivencia de la humanidad, hacia la construcción de un mundo nuevo, hacia el verdadero "sentido" de las cosas.




 
 
 
 
 

6 comentarios:

  1. Poco que añadir. Qué bonito escribes y expresas.
    El viaje de sentirse es de los mejores de nuestra vida.

    ResponderEliminar
  2. Hola, acabo de descubrir tu blog y me has atrapado con esta entrada. Es muy importante mirarnos de vez en cuando, observarnos, sentirnos...es la única forma de mantenernos en calma y felices.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mamácolibrí, muchas gracias por tus palabras y ¡bienvenida!.

      Otro abrazo para ti

      Eliminar
  3. Que niña tan preciosa tienes ahí dentro, me relaja y me despierta. Me encanta lo bonito que escribes, no dejaré de leerte. Guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenidísima, Malena Cocinillas!. ¡¡¡La que faltaba pal club!!! ¡Bieeeen!
      Un besico

      Eliminar

¿Tiene el niño que llevas dentro algo que comentar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...