En esencia

En esencia

La que escribe

Mi foto
"Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan.)". El Principito.

Si quieres contarme algo...

Para recibir las novedades en tu e-mail:

Lo más reciente:

El Mundo en este justo momento...

Seguidores

Han visto a esta niña crecer...

Da de comer al blog tú también

Con la tecnología de Blogger.
Se ha producido un error en este gadget.

Translate it!

Licencia de Creative Commons
Este obra está sujeta a una licencia de Creative Commons.
domingo, 19 de febrero de 2012

Presentación de esta niña que soy yo



Esa niña que vive dentro de mí, tiene un millón de blogs desperdigados por todo el espacio cibernético. Fue dibujando palabras de colores, saltando de un lado a otro y casi al azar por diferentes planetas a lo largo de muchos años. Pero pronto se aburría de ellos, y los abandonaba para dirigirse hacia otras islas diferentes llenas de nuevas aventuras. La niña que vive dentro de mí, ésa que pasaba las horas muertas escribiendo cuentos y haciendo dibujos en el calor del hogar, no permitió que me olvidase jamás de esta necesidad suya de crear otros mundos y ordenar el suyo propio. Pero hacía mucho tiempo que la niña no buscaba un hueco nuevo que hacer suyo, y donde plasmar sus ideas y sus pensamientos.

A la niña que llevo dentro le encanta jugar, como a todos los niños. Y nunca ha permitido que yo dejase de hacerlo; así que, para tenerla(me) contenta, no me ha quedado más remedio que pasar mi vida hasta la fecha jugando mediante cosas como el teatro, como la música, como la creación de canciones y cuentos, contemplando amaneceres, charlando con las estrellas, con mi planeta, columpiándome en los parques, experimentando cosas "diferentes", emocionándome con nuevas ideas aunque en principio parezcan "disparatadas", relacionándome felizmente con otros niños (niños pequeños y niños mayores).

La niña que vive dentro de mí nunca ha permitido que olvidase al resto de los niños. Siempre me ha hecho esbozar una sonrisa o un guiño cómplice cada vez que me cruzo con alguno de ellos. Ella es la responsable de mi asombro e incredulidad cuando otras personas mayores, algunas de ellas muy importantes para mí, reconocen que "no les gustan los niños". Estos comentarios la han entristecido pero, en el fondo, jamás se los ha creído. 

Esta niña que llevo dentro, como todos los niños y también como yo, desea con toda su alma que la quieran por ser como es, que la cuiden, que la traten bien y que la comprendan. No le gusta que le manden callar, no le gusta que se burlen de ella, de sus ideas o de sus pensamientos; no le gusta que no la valoren o que no la tomen en serio. Ella me pellizca, para que salte como un resorte, cuando estas cosas me suceden. En ocasiones, intento calmarla.  Entonces, protesta y me grita que no; que tiene derecho y que yo también lo tengo.  A esta niña, como a todos los niños y también como a mí, le encanta que le permitan ser ella misma, necesita expresarse tal y como se siente sin que la juzguen por ello. Por todo esto, quiere que los niños mayores se sienten con ella a compartir sus sentimientos desde el amor (pues como niña que es, aún no ha olvidado que el amor es la herramienta más valiosa para solucionar conflictos). A esta niña le enfurecen los niños mayores que hacen comentarios a otros niños pequeños, comentarios como "no llores, manipulador, sólo quieres llamar la atención, me estás dejando en ridículo, compórtate bien, tú te callas que estamos hablando los mayores"... Esta niña se enfurece, también, cuando ve que se les riñe de forma cruel, o que se les castiga, ignora, burla, que se les espeta "¡muy mal!" o "¡eres malo!" o que se les da un "azote a tiempo". Yo, que la llevo conmigo; yo, que recuerdo a mi propia niña, me enfurezco entonces también.

En ocasiones, cuando las cosas no salen como a ella le gustaría que salieran, sufre de pataletas. Y se enfada mucho si entonces le mandan callar o a pensar en su cuarto, si se ríen de ella o la ignoran.  Y llora mucho si no la comprenden ni la ayudan. Y se siente sola.  Y se queda en un rincón, hecha un ovillo, hasta que toda la tormenta ha pasado y vuelve a salir el sol.

Esta niña a veces siente miedo. Y a veces siente muchísimo miedo. Entonces, como Pepita Pulgarcita, se va haciendo más y más diminuta, hasta haberse convertido en alguien tan minúsculo que los ojos de los otros niños mayores casi no la pueden ver. O hasta desaparecer completamente.

Otras veces, cuando se asusta, se enfrenta al monstruo. Saca una espada invisible que agita una y otra vez ante el adversario, pero no siempre gana la batalla.  Cuando esto ocurre, queda exhausta y triste.

O se va corriendo. Y corre, y corre, y corre, sin saber a dónde va, ni si llegará a un lugar cálido o conocido. Y se esconde bajo un árbol, y respira aliviada, porque la sensación de peligro ha disminuido temporalmente con la lejanía. Entonces, se queda jugando por los alrededores... pero cuando comienza a hacer frío y sale la Luna como todas las noches, desea volver a casa al lado de su mamá y de su papá, para meterse en la cama con ellos, y sentir de esta manera que nada malo podría pasarle.

Esta niña que late en mi interior soy yo. La parte más auténtica de mí, la que me mantiene alejada de la muerte, ahora que ya he gastado parte de mi vida. La niña que fui y la que soy, la que tanto quiero... y a la que acompaño pacientemente, al igual que ella me acompaña a mí, mientras crecemos.










 

4 comentarios:

  1. Encantada ¡niña!. Espero que éste mundo nuevo no lo abandones tan pronto... que tenemos mucho que leer!

    ¡Besicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, chica de las flores. Encantada, y lo mismo digo... ¡me pasaré por tu jardín a respirar aire fresco y disfrutar de los colores!

      Eliminar
  2. Hola niña! porfa no dejes este blog! Te necesitamos! much@s de nosotros buscamos lo que tú ya tienes dentro de ti. Nos encanta que compartas y nos enseñes tu infancia, y cómo se siente siendo niña. Encima sabes hacerlo con una sensibilidad que eleva el arte. Tienes un don, no te dejamos que este blog se quede solo en el espacio cibernético. Ya estoy deseando leer la siguiente entrada!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias otra vez, BoliBiCristal. A esa niña que vive dentro de mí le llega muy hondo todo lo que dices y tu forma de decirlo. Mi niña sonríe a la tuya porque siente que han conectado. ¡Gracias!

      Eliminar

¿Tiene el niño que llevas dentro algo que comentar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...